Las visitas al dentista aumentan notablemente después de las fiestas de Navidad. El motivo no es precisamente la prevención, sino todo lo contrario. Son, por lo general, visitas para reparar daños producidos en boca y dientes, y también limpieza bucales para reparar los excesos que a menudo asumimos en estas fechas.

 

¡Cuidado! Llega la Navidad

En estas fechas de celebraciones, de reuniones familiares, de amigos y de excesos en la dieta, debido tanto a la abundante comida que ingerimos, como a los excesos en la ingesta de alcohol que se producen de forma tradicional en nuestra sociedad cuando nos reunimos para festejar.

El Turrón, los polvorones, el mazapán, son algunos de los dulces típicos en Navidad. Su contenido en azúcar es muy elevado y, por tanto, son algunos de los principales causantes de problemas en nuestra salud bucodental. Tras finalizar las navidades es muy común la visita de pacientes con problemas de caries y/o sensibilidad dental.

Otros problemas habituales, son los daños en los dientes o encías, y en las ortodoncias y dentaduras postizas. Ciertos alimentos, como los turrones duros o algunos mariscos, pueden también provocar daños en nuestra boca.

Y, la halitosis, otra de las patologías más comunes y cuyos principales causantes son el alcohol, el café y los alimentos excesivamente grasos o especiados. En ocasiones, provocan también la aparición de manchas en los dientes, ya que son sustancias especialmente agresivas para el esmalte dental.

Todos estos problemas, se unen a la alteración del ritmo de vida que mantenemos habitualmente y que, lógicamente, afecta también a nuestros hábitos de higiene.  En estas fechas de excesos, es especialmente importante cumplir «a raja tabla»  una correcta higiene bucodental.

Os dejamos estos vitales consejos para conservar una óptima salud bucodental en Navidades.

 

Consejos para cuidar la salud bucodental en Navidades

  1. Controla la ingesta de dulces. Nadie ha dicho nada de suprimirlos (a menos que se sufran otras contra-indicaciones), pero sí podemos controlar y reducir su consumo si hacemos un pequeño esfuerzo. También podemos adoptar medidas, como cambiarnos al chocolate negro, con mayor concentración de cacao y menor de azúcar. ¡Además es un gran antioxidante!
  2. Evita los alimentos excesivamente duros. Sobre todo si ya padeces algún problema bucodental que pueda verse agravado o llevas ortodoncia o prótesis. En el caso del turrón, no es muy recomendable tampoco consumirlos blandos, ya que se adhieren más fácilmente a las encías y dientes, pudiendo originar daños en ortodoncias y empastes, afectando así a nuestra salud bucodental en navidades.
  3. Los alimentos y bebidas ácidos favorecen la hipersensibilidad dental. ¡Evita un excesivo consumo!
  4. Cuida tu aliento. El mal aliento es una sensación muy desagradable. El tabaco y el alcohol, por ejemplo, favorecen su aparición; por ello es especialmente importante tratar de reducir su consumo y cuidar la limpieza lingual, ya que la lengua es uno de los principales causantes de la halitosis.
  5. Año nuevo… ¡Vida nueva! Aprovecha la energía renovada que transmiten las navidades para adoptar y mejorar hábitos de vida saludable. Plantéate retos como controlar (mejor eliminar) el consumo de alcohol y de tabaco, o adoptar una dieta sana y equilibrada.

 

La prevención es la mejor forma de evitar todos estos problemas. Una revisión periódica con su profesional en salud bucodental, puede ahorrarle problemas mayores que surgen posteriormente.

¿Podemos ayudarte?

Paseo de la Habana, 17, 28036 Madrid
Share This